Búsquedas
miércoles 12 de diciembre de 2018 
Monseñor Chahda, arzobispo de Alepo (Siria): “El terrorismo lo destruyó todo pero tenemos que restaurar, especialmente, nuestros corazones”
El Cardenal Cañizares pide a la diócesis “orar por Siria porque no podemos quedar insensibles ante esta realidad”
VALENCIA, 12 DIC. (AVAN) .- La campaña por los cristianos en Siria, puesta en marcha por la fundación pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” (Aid to the Church in Need – ACN España), ha sido presentada hoy, miércoles, en Valencia, con la presencia del arzobispo sirio católico de Alepo, monseñor Antoine Chahda, quien ha asegurado que, tras ocho años de guerra en Siria, “el terrorismo lo destruyó todo y todo hay que reconstruir, catedrales, edificios, comunicaciones, pero, especialmente, tenemos que restaurar nuestros corazones”.

Monseñor Chahda, que ha permanecido desde el principio del conflicto en su ciudad, ha señalado que Alepo “cuenta con muchos mártires que han derramado su sangre por su fe en Cristo, pero su ejemplo de fe no es en vano, y los que quedan “los llamo `mártires vivos de fe´, porque siguen firmes en ella”.

Alepo se quedó cinco años sin luz, sin gas, sin agua, ni comunicaciones sociales ni teléfono “y, a pesar de todo eso, los cristianos de Alepo no se sometieron al Islam fanático sino que mantuvieron su fe”.

No obstante, a pesar de la tragedia, “los cristianos de Alepo no guardan ningún rencor sino que saben perdonar y amar incluso a su enemigo”, según el prelado que ha añadido que “no debemos culpar a nadie para, así, poder emprender un camino nuevo a la vida, con el respeto a la paz y al ser humano”.

La guerra en Siria comenzó en 2011 y no ha terminado y precisamente hoy se cumplen dos años de la liberación de la ciudad, el 12 de diciembre de 2016, día de la Virgen de Guadalupe, “cuando salieron de forma milagrosa todos los terroristas de la ciudad”, según el arzobispo sirio católico que pide a Cristo tranquilidad y paz para Siria: “que sigamos los caminos del amor, ya hemos vivido mucho dolor y hay que ayudar a nuestros hermanos a regresar a sus hogares”. 

Cardenal Cañizares: “El pueblo sirio está con el Señor y encuentra alivio en la esperanza y en la reconciliación”

Previamente, el arzobispo de Alepo ha sido recibido en audiencia privada por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que a continuación ha presidido el rezo del Ángelus en el Palacio Arzobispal con la presencia también de monseñor Chahda.

En el Ángelus, y tras escuchar el testimonio emocionado del obispo de Alepo que ha dirigido a la Curia del Arzobispado, el Cardenal ha pedido a la diócesis de Valencia “orar por Siria porque no podemos quedar insensibles ante esta realidad”.

“Que la Virgen de Guadalupe, -cuya fiesta precisamente se celebra hoy, miércoles- proteja a los fieles de Alepo y a Siria”, y a todos ellos les manifestamos “nuestra unidad inquebrantable”.

Así, según ha expresado el Arzobispo de Valencia “que la diócesis tenga presente a Alepo y a Siria y a todos los que están siendo masacrados por este terrorismo que no tiene nombre”. El Cardenal ha agradecido la presencia del arzobispo de Alepo en Valencia y le ha trasladado “nuestra cercanía más sincera”.

Según el Cardenal, que tras el rezo del Ángelus ha recibido el abrazo de monseñor Chahda y el aplauso de la Curia, “el pueblo sirio está con el Señor y encuentra alivio en la esperanza y en la reconciliación”.

Conferencia de monseñor Chahda, esta tarde, en la iglesia de San Lorenzo

Esta tarde, monseñor Chahda presidirá, a las 19 horas, la celebración de una misa por Siria en la iglesia de San Lorenzo, de Valencia, ubicada frente a Las Cortes Valencianas, tras la que ofrecerá una conferencia.

“Situación de emergencia”

La comunidad cristiana que todavía permanece en Siria tras casi 8 años de guerra se encuentra en “situación de emergencia”. Por ello, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha decidido lanzar esta campaña para “apoyar la supervivencia de estos cristianos, que no superan ya los 700.000 fieles”, según fuentes de la fundación.

En 2011, antes de la guerra, los cristianos sirios suponían el 10 por ciento de la población, unos 2,5 millones de personas. En la actualidad, “tras la sangría de este conflicto armado”, la cifra ha disminuido y no llegan al 4 por ciento de la población total.

Bajo el lema “Indestructibles en la fe”, esta campaña pretende evitar la desaparición del cristianismo en Siria con su sostenimiento material y espiritual. Los cristianos han sufrido en estos años las consecuencias de la mayor catástrofe humanitaria tras la 2ª Guerra Mundial.

Además de la guerra, la comunidad cristiana de Siria ha sufrido la persecución abierta de los grupos terroristas como Daesh y Al Qaeda.

Desde el primer domingo de Adviento, el pasado 2 de diciembre, el Papa Francisco se ha sumado a esta campaña para sostener a los cristianos de Siria encendiendo también velas por todo el mundo a favor de la paz en este país.

“Oremos y ayudemos a los cristianos a permanecer en Siria y en Oriente Medio como testigos de misericordia, perdón y reconciliación”, ha manifestado el Pontífice.

Objetivo: impulsar 134 proyectos, de emergencia, reconstrucción y formación

Esta campaña de Ayuda a la Iglesia Necesitada propone tres pilares de actuación: Emergencia, Formación pastoral y educativa y Reconstrucción, con un total de 134 proyectos. Además ACN promueve la oración para que los cristianos de Siria se mantengan firmes en la fe “en estos difíciles momentos”.

Entre los proyectos de emergencia figura donar alimentos, medicinas, subvenciones para pagar alquiler y electricidad para las casas desplazadas, así como entregar regalos por Navidad y ayudar a la escolarización de niños. Así, figura por ejemplo el proyecto “Una gota de leche”, en Alepo, que trata de abastecer de leche a 750 familias durante 12 años por un importe total de 37.800 euros;

Igualmente, se van a impulsar proyectos para la reconstrucción de casas particulares de familias que han vuelto a sus ciudades de origen en Homs y Alepo, así como iglesias, monasterios y catedrales.

Por su parte, los proyectos de formación pastoral y educativos ayudarán a sacerdotes y religiosas, incluirán programas de formación y atención espiritual, así como acompañamiento post-traumático.

(Fotografías: Alberto Sáiz)